Aturdidos

Actualizado: mar 11

Por Myriam Mitrece de Ialorenzi y Carlos Ialorenzi


Estos meses caracterizados por la pérdida del contacto físico y de los abrazos, en los que se han querido imponer “nuevas normalidades”, los medios de comunicación de masas han acentuado su gravitación en todo el mundo.


Vivimos tiempos que parecen estar gobernados por la falacia y el engaño, en el que grandes organismos internacionales bajan línea u ordenan a los diferentes gobiernos del mundo lo que hay que hacer. Científicos, políticos, pensadores y opinólogos de toda clase son herramientas de un bombardeo de información que llega por los medios tradicionales y las redes sociales y los laboratorios con sus “apresuradas” vacunas, han generado pánico, desconcierto, ansiedad, depresión, desesperación y desconfianza. Hace un año que el mundo vive en estado de incertidumbre y confusión. Nadie tiene la certeza de qué va a poder hacer de acá a unos días y se nubla la capacidad de proyectar. Se vive la inmediatez del día a día en todo sentido.


Este estado de cosas se convierte en tierra fértil para la información falsa y la manipulación.


SEXO, DROGA Y ROCK N’ ROLL


Una granja alquilada de 200 hectáreas fue el marco de uno de los mega-eventos más renombrados desde agosto del 69 hasta hoy. No existe una cifra exacta de los asistentes al festival de Woodstock, pero se estima que participaron alrededor de quinientos mil jóvenes. Durante tres días todo se paró y aunque al principio hubo escasez de comida, el evento, símbolo de sexo, LSD y rock, se mantuvo pacífico. Alrededor del 90%, incluidos los artistas, estaban drogados.


Hay quienes sostienen que pudo haber sido un experimento social de masas organizado por la CIA junto con el Instituto Tavistock para el uso de ácidos como armas políticas y sociales, aturdidores del pensamiento.


En su momento el New York Times, relató que alguien desde el escenario dijo que estaba “circulando un ácido, no es venenoso, pero si lo consideran venenoso solo tomen media tableta, no tengan miedo”. Hoy se diría para “uso recreativo”.


También los sentimientos de alienación se consiguen fácilmente con la destrucción de la familia y las raíces de la cultura, el individualismo y la frustración que dejan al hombre sin sostén ni proyectos: apabullado, indeciso, desconcertado, aturdido.


Dicen que probablemente el vocablo “aturdir” provenga de la fama de atolondrado y atontado del tordo, un pájaro de cabeza chica que con el calor se desorienta y se desvanece.


LA MASA ATURDIDA


La masa actúa por imitación, se deja llevar por los sentimientos y hace a un lado la reflexión y el sentido común. Es así como vemos que una gran parte de la sociedad ha renunciado, casi sin chistar, a las cosas simples que formaron parte de su historia de vida y comienza a ver como natural que para casi todo haya que pedir permiso, un turno o que ningún ser humano lo atienda.


La gran cantidad de información sin posibilidad de discriminar lo verdadero de lo falso aturde. Deja a las personas sin capacidad para actuar o comportarse de forma coordinada y normal. En este estado de cosas se está más expuesto a ser manipulado por parte de los que detentan el poder y los grandes negocios relacionados para combatir el COVID-19.


SOLO PARA ELEGIDOS


El escándalo que estalló la semana pasada con los vacunados VIP es un caso a tener en cuenta. Parece sospechoso que un periodista con tanta cercanía personal e ideológica con el actual gobierno, confesara ser participante de un grupo de privilegiados en recibir la vacuna, sin sacar turno como lo haría cualquier ciudadano y sin pertenecer a los grupos que por su actividad o edad están siendo vacunados.


Frente a esto, podemos aventurar distintas ideas: existió una intención política de perjudicar al gobierno, o se buscó una excusa para relegar a un funcionario que ya había cumplido su ciclo “útil” o formó parte de una estrategia para manipular a la ciudadanía que quizás no estaba convencida en aplicarse la vacuna y ahora correrÍa desesperada a aplicársela antes que no haya más o se la saquen. Sabemos qué sucede cuando un producto se muestra como “solo para elegidos”.


TEORÍA DE LA REACTANCIA


Wilson y Lassiter realizaron un estudio en 1982 con dos grupos de niños. Se los observó jugar con diversos juguetes y se identificó uno que no era usado por nadie. Seguidamente, al primer grupo se le dijo que podía jugar con todos los juguetes y al segundo que podía jugar con todo excepto con el juguete seleccionado previamente como el que nadie quería. En un tercer momento se puso a todos a jugar y los miembros del segundo grupo jugaron hasta tres veces más con el que habían tenido prohibido.


Se repitió un estudio semejante con adultos y dio los mismos resultados. Cuando un objeto resulta prohibido se vuelve más deseable.


Recordemos que, la actual ministra de Salud, en el evento del trigésimo aniversario de la Fundación Huésped afirmó que había que “hay que militar las vacunas”.


Un detalle: uno de los éxitos de la aplicación de las técnicas de intervención paradójica es presionar de modo sutil de modo que la persona sienta que está actuando con total libertad.



Publicado en el diario La Prensa el 25-02-2021

http://www.laprensa.com.ar/499433-Aturdidos.note.aspx