El 8-A: un día memorable

Por Myriam Mitrece de Ialorenzi y Carlos Ialorenzi


Hace dos años la voz de millones de habitantes de nuestro país que defienden el derecho a la vida del niño por nacer y la protección de la mujer embarazada, logró llegar con su mensaje a los oídos de la mayoría de los legisladores nacionales, y de esta manera se rechazó la traicionera (no figuraba en la campaña electoral del oficialismo) propuesta del poder ejecutivo de habilitar la discusión parlamentaria de legalización del aborto.


La fría y lluviosa noche de aquel 8 de agosto de 2018, quedará en la mente y el corazón de los que estuvimos pacífica y estoicamente hasta bien entrada la madrugada, en la Plaza del Congreso.

Esta gesta entusiasmó a otros movimientos provida alrededor del mundo. La lucha de la mayoría del pueblo argentino, que con notoria inferioridad de recursos y grandes medios de comunicación adversos, logró frenar la marea abortista y se convirtió para muchos países en un ejemplo a seguir, instalando el 8 de agosto como Día Internacional de Acción por las 2 vidas.

Desde allí, se vivieron momentos intensos y se generó una nueva división en el país: "celestes" y "verdes".


POR LA VENTANA


Lo que no se logró por intermedio del Congreso, se fue colando por otros caminos facilitado por el terreno preparado desde 2012 con el ilegítimo Fallo FAL de la Corte Suprema de Justicia de la Nación: el Parlamento designó a Marisa Graham como Defensora de niños, niñas y adolescentes quien manifestó que solo defendería a los niños por nacer deseados, está en espera un anteproyecto de Código Penal en que se despenalizaría el aborto, se vende Misoprostol en farmacias, grupos feministas radicales siguen promoviendo pública e impunemente abortos clandestinos, los protocolos ILE están vigentes en casi todas las provincias y se encuentran las formas para que el caso cuadre en una causal que los autoricen, se hacen partos precoces que causan nacimientos de bebés que mueren después de días agonía, los médicos están atemorizados de correr la suerte del Dr. Rodríguez Lastra.


En este alocado contexto, el aborto provocado sigue siendo un delito pero muchas personas -por obra de engañosas maniobras mediáticas- creen que existe un derecho al aborto y confunden la no punibilidad, que admite el Código Penal para determinadas causas, con la legalidad.


En fin, el Poder Legislativo y el pueblo dijeron en 2018 que "¡No es no!", pero el abuso sigue y las mayorías no son escuchadas.


CABA Y PROTOCOLO NACIONAL


Finalmente, el jefe de Gobierno de CABA, autodeclarado provida, pudiendo vetar la adhesión al protocolo nacional aprobada por la legislatura, no lo hizo.


Tres de las diferencias graves del nuevo protocolo respecto del anterior se refieren a la adopción de un concepto amplio de salud (no solo peligro para la vida que no pueda ser evitado por otros medios), a la admisión del aborto sin límite de tiempo de gestación e imposibilidad de objeción de conciencia institucional.


El citado gobernante declaró: "Hay vida desde la concepción y creo que hay que hacer todo lo posible para resguardar esa vida". A los fines de mantener la autoproclamada etiqueta de provida, se anexaron al protocolo algunas medidas complementarias. Para no pecar de ingenuos es importante analizar si estos anexos marcan realmente una diferencia a favor de las dos vidas.


Dice el Anexo 1: "En todos los casos que una persona embarazada se acerque a un efector sanitario (...) por consultas sobre ILE se realizará una consejería previa (...) En el caso que se decida continuar el proceso gestacional mediante el programa A la par se garantizará el acompañamiento.durante el embarazo, nacimiento y primeros meses de la vida del niño".


El detalle decisivo es quién será el encargado de recibir a la mujer. Si en ese primer momento no recibe contención de alguien que desestime el aborto como una opción y la lleve a recapacitar, al efecto de "salvar las dos vidas" de muy poco sirve.


Se afirma que "si la edad gestacional es mayor de 24 semanas, solo se podrá realizar en caso de riesgo inminente de la vida de la madre". ¿Si la mujer aduce que el embarazo la perturba tanto social o psicológicamente que podría llegar a suicidarse, podría considerarse que su vida corre riesgo?


Las instituciones confesionales o que por sus principios solo tienen médicos objetores deberán inscribirse en un Programa de Derivación. Al llegar la mujer pidiendo el aborto, la institución deberá comunicarse con el Ministerio de Salud para que la deriven a quien se lo practique. Es como que en la Alemania de la década del 40 llegara un niño judío desamparado y no se obligara a matarlo, pero sí a derivarlo al cuartel más cercano de la Gestapo.


Evidentemente, estos anexos no bastan para mitigar lo nefasto del protocolo nacional. Solo maquillaje celeste.


NO FUE LEY


La ley es una norma establecida por una autoridad superior para regular, de acuerdo con la justicia, algún aspecto de las relaciones sociales. El principio de respeto a la vida y dignidad de toda persona inocente es el más básico requisito para que sea legítima. El aborto provocado no fue ley. No es ley. Y nunca podrá ser una ley legítima.


Publicado en el diario La Prensa el 06-08-2020

http://www.laprensa.com.ar/492040-El-8-A-un-dia-memorable.note.aspx