La risa es salud

Por Myriam Mitrece de Ialorenzi y Carlos Ialorenzi


Aunque en un primer momento parezca descabellado, la palabra humor deriva de humoris que significa líquido o humedad.


Resulta que los antiguos hipocráticos, adherían a la teoría de los humores según la cual el cuerpo humano contenía cuatro líquidos básicos: bilis roja, bilis negra, bilis amarilla y flema. El predominio de uno sobre otros marcaba ciertos rasgos característicos: con la bilis roja (sangre), la cólera; con la bilis negra, la tristeza; con la bilis amarilla, la amargura y con la flema, la pasividad. Cuando de la mezcla se lograba un resultado agradable, se decía que la persona estaba de buen humor.


Es así como llegamos a definir el humor como aquel modo de "enjuiciar o comentar la realidad resaltando el lado cómico, risueño o ridículo de las cosas", algo que nos saca desde una leve sonrisa hasta una imparable carcajada.


Y resulta, también, que el sentido del humor hace bien.


Reír para no llorar, Joseph Klatzmann, en su obra El humor judío, lo define de esa forma, asintiendo en parte a las pesimistas palabras de Nietzche: "El hombre sufre tan terriblemente en el mundo que se ha visto obligado a inventar la risa". Por lo cual el humor sería una especie de antídoto para sobrellevar los momentos difíciles de la vida.


HUMOR Y SALUD


La realidad es que, el humor está asociado a la resiliencia, esa capacidad que tienen las personas para sobreponerse a los obstáculos que se les presentan y salir airosos y fortalecidos. Está probado por varios estudios que a mayor sentido del humor, mayor capacidad resiliente.


La risa es un arma curativa importante, fortalece el sistema inmunológico y reducen las hormonas que pueden causar tensión. Según el padre del psicoanálisis el humor es el mayor mecanismo de defensa y un instrumento que permite elaborar frustraciones y equilibrar las emociones.


Aunque no nos lo diga ninguna voz especializada, reírnos hace bien, y lo sabemos por experiencia.

El humor es también una fuerte arma de seducción. La capacidad de hacer reír es un factor muy atractivo para las mujeres. Algunos científicos, suponen que ciertos rasgos de la personalidad reflejan la carga genética del individuo; y quien tiene buen humor cuenta con buenas cualidades a la hora de ser elegido como pareja y padre de los hijos.


EL HUMOR MOLESTO


Una de las grandes diferencias entre la tragedia y la comedia en la antigua Grecia era que en esta última, llegado el momento de la parábasis, los componentes del coro se sacaban las máscaras y hablaban directamente con el público.


Muchas veces en la historia de la humanidad los humoristas se han enfrentado al poder hegemónico y le "han sacado la careta" de forma risueña. Nada más con recordar los siempre vigentes monólogos de Tato Bores.


A veces el humor puede resultar molesto, porque solo nos reímos de lo que es, aunque sea en parte, una verdad.


En los años de esplendor de la televisión argentina, existían en la grilla de sus canales varios programas cómicos, género este, que casi ha desaparecido de las pantallas.


Para los que tenemos algunas décadas en nuestro haber, seguramente recordaremos programas y capocómicos que con sus sketchs nos alegraron la vida. Basta mencionar a Pepe Biondi, Tato Bores, Juan Verdaguer, Juan Carlos Mesa, Alberto Olmedo, Niní Marshall, Gila, Jorge Porcel, Juan Carlos Altavista, Javier Portales, Norman Erlich, Juan Carlos Calabró, Jorge Guinzburg, Guillermo Francella, Antonio Gasalla, los jubilados de La Tuerca, la mesa de Polémica en el bar, los uruguayos de Telecataplum y Hupumorpo y los prolíficos libretistas Aldo Cammarota, los hermanos Sofovich, César Bruto, Héctor Maselli y el antes mencionado Mesa.


Prácticamente todos ellos representaron en la pantalla chica personajes y situaciones que si estos programas estuvieran hoy al aire, seguramente serían criticados o sancionados por la ideología imperante.


Muchos podrían ser juzgados como estigmatizantes para alguna nacionalidad, grupo étnico y ni que hablar para con las mujeres o los homosexuales.


¿Será por eso que hace tiempo casi no hay programas de este género?


POLICIA DEL PENSAMIENTO


Muchas veces se ha dicho que reírse con otros es humor, mientras que reírse de otros es cinismo. Es cierto que reírse con otros es lo más saludable, pero siempre depende de que cada uno quiera reírse de sí mismo. Sino, ningún tipo de humor es posible y siempre será visto como una agresión.


Hoy la policía del pensamiento no juzga políticamente correcto hacer humor sobre inmigrantes, porque es xenofobia, sobre mujeres, porque es machismo, sobre etnias, porque es racismo. todo podría encuadrar en un discurso de odio.


Solamente podríamos reírnos de los hombres blancos, cristianos y de buena posición social, siempre y cuando no muestren un lado tierno.


El sentido del humor es propiamente humano y humanizante.


Mientras se nos dice que no cantemos, no mostremos la sonrisa por la calle ni nos reunamos con amigos, soñamos con que dentro de unos años, cuando salgamos de la cuarenta, nos vengan a decir ¡era una jodita para Tinelli!


Publicado en el diario La Prensa el 17-09-2020

http://www.laprensa.com.ar/493729-La-risa-es-salud.note.aspx