La Verdad sobre lo sucedido en Venezuela durante las últimas 48 horas

Por Hilda Molina


Mucho se ha divulgado sobre lo ocurrido en Venezuela durante las últimas 48 horas. Por tanto, no voy a repetir lo ya publicado y se sigue publicando. También abundan las opiniones, comentarios, reflexiones, predicciones, profecías, definiciones, etc., etc., de muchos de los "brillantes analistas" que habitan en este mundo; y que lamentablemente, no están bien informados sobre la realidad de ese nefasto régimen transnacional, llamado Socialismo del Siglo XXI, cuyo Estado Mayor radica en Cuba. No están bien informados; y sin embargo, incurren en la irresponsabilidad de "pontificar" (no se me ocurre una palabra más adecuada) una y otra vez sobre este sensible y peligroso tema, aunque no han tenido el trabajo de estudiarlo e investigarlo con la profundidad que merece.


No soy analista ni politóloga, pero sí conozco con detalles y profundidad lo que ha sucedido y sucede en Cuba, mi país; y sobre el Socialismo del Siglo XXI, la Versión del Castrismo para América Latina. Me consta que fue Fidel Castro su creador, no Hugo Chávez. Conozco sus objetivos, estrategias, planes de gobierno, política exterior, alianzas, etc., etc. Y les puedo asegurar, que es un plan concebido, puesto en marcha y desarrollado con una inteligencia maligna pocas veces vista, para adueñarse de América Latina, en el contexto de un plan universal que en otros continentes involucra a Rusia, China, Irán, Corea del Norte y Siria. Estoy al concluir un libro sobre este tema, que no incluye análisis filosóficos, pero sí verdades concretas sobre este engendro, que no ha renunciado ni renunciará a seguir expandiendo sus tentáculos en la región; y cuya "ideología" se resume en tres palabras: Odio, Poder y Dinero.


El Estado Mayor de ese régimen delincuencial, bien organizado, bien financiado, incansable, llamado Socialismo del Siglo XXI, opera en Cuba, hoy con representantes en los gobiernos de Venezuela, Bolivia y Nicaragua, pero con gran influencia en toda la región. Es el absoluto responsable de la debacle generalizada de Venezuela; antecedida por la debacle moral, ética, cívica, económica, política, espiritual, cultural, demográfica, tecnológica, medioambiental..... que ha tenido y tiene lugar en Cuba; y que muchos niegan y/o tratan de ocultar. Hace diez años llegué a la Argentina y no he dejado nunca de hacer desesperados llamados de alerta sobre esta realidad; y sobre lo que iba a suceder en Venezuela. Porque Nicolás Maduro no respira si Raúl Castro no lo autoriza, tal como Hugo Chávez no respiraba si no recibía la autorización de Fidel Castro. No sólo no me atendieron; incluso, me desmintieron, me discutieron y me censuraron. ¡Sí, me censuraron!; y por cierto, no lo hicieron solamente los afines al Castrismo, sino también otros calificados como demócratas. Me duele el dolor de mi Patria, pero también me duele que este engendro continúe expandiéndose cual plaga letal, debido a la indiferencia, la complicidad, los intereses económicos y la superficialidad y/o arrogancia de muchos que podrían evitarlo.


"Venezuela sólo logrará su libertad y su dignidad, si los militares se deciden a dejar de ser servidores de la ignominia, de la barbarie y del delito; y si ese noble, sufrido y valiente pueblo sale masivamente a las calles a exigir sus derechos"

Después de esta muy breve y necesaria introducción, les expongo, de manera concreta, lo que sucedió durante las últimas 48 horas, no en Venezuela, sino, en el imperio del mal latinoamericano, el Socialismo del Siglo XXI. Disculpen que sea únicamente una breve síntesis. Aunque puedo escribir muchas cuartillas al respecto, me interesa trasmitir sin demora esta información que, repito, me consta.


Es cierto que hay muchos militares descontentos en Venezuela, pero en este caso, los geniales estrategas para el mal del Castrismo, diseñaron un plan consistente en una supuesta deserción masiva de militares, que incluía a integrantes del Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional). Algunos de estos falsos desertores se unieron al luchador por la democracia, Juan Guaidó, liberaron al también demócrata Leopoldo López; y prometieron alzamientos militares masivos; y toma de la Base Aérea Generalísimo Francisco de Miranda (La Carlota). Nada de esto ha sucedido, al menos hasta este momento. ¿Cuáles eran los objetivos de este perverso plan?


1-Ridiculizar a estos valientes luchadores por la dignidad de Venezuela, insistiendo en que ambos habían sido los organizadores de lo que Maduro calificó anche de "show mediático" y de "derrotada escaramuza golpista".


2-Acusar y procesar a ambos, Guaidó y López, de un golpe de Estado, de violar el orden constitucional, con todas sus implicaciones.


3-Ridiculizar; y acusar de injerencia en los asuntos de Venezuela y de difundir noticias falsas, a los gobiernos de los Estados Unidos y del Grupo de Lima; y a todos los que expresaran apoyo a Guaidó y López.


4-Destacar la estrecha unidad de los gobiernos que integran la cofradía del Socialismo del Siglo XXI, de sus poderosos aliados internacionales; y de todos los devotos con que cuenta este régimen en el mundo.


5-Destacar el papel de los Estados Unidos, como poderoso enemigo externo de Venezuela; e intentar replicar la situación de Guerra Fría que vivió el mundo en el siglo XX.


6-Dar un escarmiento público sobre lo que pueden esperar los militares que se rebelen.


7-Anticiparse a lo que Guaidó había previsto para el Primero de Mayo; y mostrar "al pueblo reunido en Miraflores, apoyando a Maduro y repudiando a los golpistas".


Anoche habló Maduro sobre lo sucedido. El libreto de su intervención se ajustó a estos objetivos con precisión milimétrica.


El Socialismo del Siglo XXI es un régimen transnacional delincuencial, maligno. Cuenta con ideólogos perversamente brillantes. No van a renunciare a sus planes, a pesar de los obstáculos que deban enfrentar. Venezuela sólo logrará su libertad y su dignidad, si los militares se deciden a dejar de ser servidores de la ignominia, de la barbarie y del delito; y si ese noble, sufrido y valiente pueblo sale masivamente a las calles a exigir sus derechos. Otros factores imprescindibles para sacar a Venezuela de su calvario son: que los poderosos del mundo acaben de comprender cómo opera ese entramado transnacional; y que algunos gobiernos del Grupo de Lima, dejen de actuar con frivolidad e incoherencia política: dejen de avalar y de negociar con los jefes y mentores de Maduro y del Socialismo del Siglo XXI, la Dictadura Castrista.


Y un último llamado de alerta: el Socialismo del Siglo XXI no ha renunciado a apropiarse de la Argentina.


Pongo a Cuba, a Venezuela y a la Argentina, bajo la Bendita Protección de Nuestra Señora de la Caridad, Patrona de Cuba


Nota aclaratoria: disculpen los errores de redacción y tipográficos. Esta nota está escrita al vuelo y sin revisión. Muchas gracias.