No es prudente minimizar la deformación del lenguaje

Actualizado: 10 de abr de 2019

Algunos piensan que el llamado lenguaje inclusivo es una moda reciente entre adolescentes rebeldes. Es mucho más que eso y no es prudente minimizarlo.


Por Myriam Mitrece y Carlos Ialorenzi

Esta deformación del idioma comenzó con el uso del @ que, se impuso en el entorno virtual, le siguió el incómodo todos y todas, que penetró en ámbitos institucionales y la X en lugar de las vocales que denotan el género, para el lenguaje escrito. Estas modalidades ya tenían una intención que no todos habían descubierto y usaban inocentemente, para mostrarse modernos, descontracturados y defensores de las causas de la mujer. 

La letra E final cubre ciertas dificultades prácticas (@ no tiene sonido y X es de lectura dificultosa) y permite develar la verdadera intención de una propuesta ideológica y totalitaria.


Generalmente la manipulación a través del lenguaje se ejerce de forma sutil, seduciendo para que sea aceptado aquello que se ofrece.

Otra grieta

En los fundamentos de esta deformación del lenguaje, está el enfoque de género. Para esta teoría, el sexo (aspecto biológico de la sexualidad) y el género (roles, modos y expresiones que manifiestan el ser masculino o femenino en cada cultura) están disociados y no necesariamente coinciden. Tanto es así, que se considera que no hay que clasificar a la población humana en dos categorías sexuales binarias porque "la sexualidad es fundamentalmente un hecho cultural sin ninguna relación con el dato biológico".

Al decir todes o chiques (o escribir todxs) se reconocen e incluyen todas las diversidades sexuales. Hace poco empezamos a escucharlo en algunos medios, pero esto no es nuevo.

El combate al supuesto sexismo del lenguaje comenzó a nivel internacional a partir de la Primera Conferencia Mundial sobre la Mujer (México, 1975). Uno de sus objetivos prioritarios fue la igualdad plena de género y la eliminación de la discriminación por motivos de género.

Desde 1987 la ONU recomienda a los Estados miembros que fomenten el empleo de un lenguaje que refleje el principio de igualdad entre hombre y mujer. Se publicaron numerosas guías de lenguaje no sexista, la mayor parte sin dar participación a los lingüistas. Inicialmente estas acciones se fundamentaron en la idea de que el idioma invisibiliza a la mujer. Ahora se está manifestando en su sentido más radical: instalar la naturalización de los colectivos LGTBIQ+ (Lesbianas, Gays, Transexuales, Bisexuales, Intersexuales, Queers y otros).


Instrumentos de cambio

La Guía didáctica para docentes Somos iguales y diferentes (Inadi) afirma que "el lenguaje no es neutro, es uno de los mecanismos más poderosos que existen. Funciona como el principal productor de las significaciones del mundo: es el estructurador básico de nuestras categorías de pensamiento y, por lo tanto, reproduce y también transforma realidades".

En cierto sentido, el pensamiento depende de la lengua en que se piensa. Organizamos el mundo y reaccionamos influidos por el sistema lingüístico presente en nuestra mente. Cambiando las palabras se cambia el pensamiento. Implantando palabras, se implanta una visión del mundo.  El profético George Orwell en 1984 sitúa su novela en una potencia totalitaria que utiliza un lenguaje inventado por el partido dominante: la neolengua. Esa versión extremadamente simplificada del idioma es uno de los pilares básicos del régimen totalitario, cuyo objetivo era sustituir a la viejalengua para instalar una forma de pensar y hacer inviables otras. El lenguaje es el medio que tiene el tirano para someter al pueblo, mientras lo convence que es más libre que nunca. 

Generalmente la manipulación a través del lenguaje se ejerce de forma sutil, seduciendo para que sea aceptado aquello que se ofrece. Los ideólogos intentan modelar el espíritu de las personas y los pueblos para lograr dominio sobre ellas, de forma contundente, fácil y masiva.

Volviendo a nuestra cuestión, que ya hemos visto que no es una inocente moda, llamar a esta deformación del idioma español lenguaje inclusivo también es una forma de manipulación. La palabra inclusión está cargada de prestigio social y goza de buena reputación. Quien la cuestiona aparece ante la sociedad como injusto discriminador. 


En nuestras manos

Las palabras brindan la posibilidad de comunicar la verdad percibida, pero también para tergiversar los significados y generar confusión. En cada uno de nosotros está el poder para usarlas conscientemente y con responsabilidad, eligiendo aquellas que mejor representan lo que pensamos, sentimos y queremos transmitir. 

El escritor y periodista Alex Grijelmo, en su libro Defensa apasionada del idioma español afirma: "Una sociedad que no escribe correctamente, que no habla con orden, que no ama su lengua, se convierte en una sociedad que piensa poco y que terminará sintiéndose inferior. Y eso no solo afectará a sus empresas, a sus organismos estatales, a su cultura. También a cada persona individualmente".

Somos un medio libre e independiente que trabaja para difundir información verdadera y accesible a todas las personas. Queremos que cada uno sea consciente de lo que defiende y sea libre de decidir y hacer lo mejor.

#LibresEnSerio

Páginas para seguir leyendo

Si estás atravesando un embarazo inesperado y necesitás ayuda contactáte de manera gratuita con la "Red Nacional de Acompañamiento a la Mujer con un Embarazo Vulnerable":
Tel.: 0800-333-1148
  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Twitter Icon
  • Logo Cuidar la Vida
  • White YouTube Icon