¿Prevención o propaganda?

Por Myriam Mitrece de Ialorenzi


Desde 2003 en varios países de Latinoamérica dedican el 26 de septiembre al Día Mundial de Prevención del Embarazo no Planificado en Adolescentes con una campaña educativa que tiene como finalidad crear conciencia y advertir sobre el alto índice de embarazos en ese grupo etario.


En este marco, UNICEF lanzó el día 21 una nueva edición de la campaña #PuedoDecidir, “Por un encuentro seguro y placentero” dirigida a adolescentes entre 13 y 18 años que se enfoca casi exclusivamente en la publicidad de métodos anticonceptivos. Al menos la versión en inglés es un poco más sincera: le llaman World Contraception Day o Día de la Anticoncepción.


Según UNICEF “en Argentina, se producen 10 partos por hora de adolescentes; y si bien los últimos años hubo un descenso en los embarazos de chicas de 15 a 19 años, la cifra entre la población de 10 a 14 continúa estable”.


Casi una broma de mal gusto


Lo primero que salta a la vista es el hashtag utilizado #PuedoDecidir. Sabemos que el embarazo en menores de 14 años, suele ser consecuencia de abusos reiterados y violación. Suponemos que la intención no fue burlona, pero, como mínimo, en su afán “progre” se desentiende de la realidad. ¿Dónde está la libertad del #PuedoDecidir? Si hay alguien que pueda decidir, posiblemente sea el abusador quien amparado por los protocolos ILE, lleve a su víctima a “borrar” las consecuencias de su delito.


La verdad completa


La palabra "decisión" viene del latín decisio y significa "opción escogida, ante todas las posibilidades", es decir que tomar una decisión es marcar un corte en un proceso de evaluación en el que se estudian las distintas opciones que se ofrecen. Y para elegir opciones es necesario tener toda la información necesaria.


Se insiste en que al adolescente en estos temas hay que decirle la verdad y hablarles claro, pero muchas veces esto termina siendo un eslogan de campaña y la verdad queda oculta tras la ideología o el comercio.


La pieza promocional de marras dice que “busca empoderar a los chicos y las chicas a disfrutar de su sexualidad de forma cuidada, una vez que termine el distanciamiento social preventivo y obligatorio”.


Es un poco extraño promover una conducta que muy probablemente lleve a la consecuencia que se quiere erradicar.


Si vamos a hablar claro, hablemos claro ¿Por qué estas campañas no le dicen a los adolescentes que…?


· no todos los anticonceptivos tienen el mismo mecanismo de acción: hay algunos que impiden la unión de los gametos y otros que ejercen, o pueden ejercer, una acción abortiva, es decir que impiden la implantación del óvulo ya fecundado.


· cada método tiene un índice de efectividad teórico, pero su índice de efectividad real desciende cuando los usuarios son adolescentes.


· todos los anticonceptivos hormonales tienen contraindicaciones y efectos secundarios que pueden traer consecuencias a largo plazo cuando el cuerpo está en desarrollo.


· no hay anticonceptivo que –manteniendo el sistema reproductivo sano- elimine al 100% la posibilidad de embarazo.


· el embarazo implica la existencia de una tercera persona a la que se llamó a la vida y de la cual se es responsable.


No hay elección libre si no se presentan todas las alternativas posibles. Dentro de las cuales también debería considerarse abstenerse de las relaciones sexuales a edades tempranas. ¿Es positiva la iniciación sexual precoz en los adolescentes cuándo aún no están maduros para afrontar sus consecuencias?


Cuando la información no basta


Estudios científicos recientes han mostrado que los adolescentes actúan racionalmente sopesando riesgos y beneficios. Pero aunque sobredimensionen los peligros, a la hora de tomar las decisiones el beneficio es más valorado que el riesgo que conlleva.


Según los investigadores V. Reyna (Cornell University) y F. Farley (Temple University), los chicos dedican más tiempo que los adultos a pensar en lo que les puede pasar y analizar los pros y los contras de sus comportamientos, pero a menudo deducen que las conductas arriesgadas les van a otorgar satisfacción y aceptación inmediatas. Y estos beneficios son más valorados. El cerebro adolescente aún se está desarrollando y todavía no es completamente maduro.


Es por eso que a la información completa le correspondería también una formación integral, de modo que el adolescente pueda ir tomando libremente decisiones acertadas integrándolas en un proyecto personal de vida que le brinde buenas posibilidades de despliegue.


Detrás de escena


La campaña #PuedoDecidir está coordinada, por la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM) en conjunto con UNICEF, la Red Nacional de Jóvenes y Adolescentes para la Salud Sexual y Reproductiva (RedNac), UNFPA, Amnistía Internacional Argentina, FUSA Asociación Civil, el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), Fundación Huésped y el Centro de Estudios de Estado y Sociedad (CEDES), entre otros. Todos ellos han tenido y tienen una activa participación a favor de la legalización del aborto voluntario. Saquen sus conclusiones.


Si la consigna es hablar claro, entonces, hablemos claro.


Publicado en el diario La Prensa el 23-09-2020

http://www.laprensa.com.ar/494008-Prevencion-o-propaganda.note.aspx