Somos un medio libre e independiente que trabaja para difundir información verdadera y accesible a todas las personas. Queremos que cada uno sea consciente de lo que defiende y sea libre de decidir y hacer lo mejor.

#LibresEnSerio

Páginas para seguir leyendo

Si estás atravesando un embarazo inesperado y necesitás ayuda contactáte de manera gratuita con la "Red Nacional de Acompañamiento a la Mujer con un Embarazo Vulnerable":
Tel.: 0800-333-1148

Una Argentina celeste o verde

Por Juan Pablo Ialorenzi

En estas elecciones el tema de la legalización del aborto irrumpió fuertemente, pasando de ser un asunto tradicionalmente irrelevante para los políticos en campaña, a ser uno de los ejes centrales del debate. Tras lo sucedido el año pasado, la masiva movida mediática a favor del aborto y la creciente gesta provida, los distintos actores políticos no tuvieron otra opción que asumir una postura. Y es así como el oficialismo fue quebrándose gravemente por discordias internas, pero es notable que sus listas están estratégicamente conformadas por una mayoría “verde”; también la oposición kirchnerista tomo partido ampliamente por la legalización del aborto, aunque haya algunos casos excepcionales que opinan distinto. Por otra parte, la tercera fuerza, Consenso Federal, esta divida entre algunos provida peronistas y otros tanto socialistas, mayoritariamente abortistas.

Con estos fenómenos instalados, la nueva grieta social favoreció el surgimiento de espacios políticos que pudieron pasar la gran encuesta nacional que llamamos P.A.S.O., como el Frente NOS, que desde el primero hasta el último de sus candidatos afirma la defensa de la vida desde la fecundación. Con una proyección de voto similar se encuentra Despertar, un nuevo espacio de ideología liberal, liderado por un candidato que apoya la legalización del aborto (aunque no lo considere un tema relevante), pero compuesto por políticos de posturas diversas frente al tema en discusión. En oposición a estos dos partidos se encuentra el FIT, siendo un espacio de izquierda extrema que siempre abogó por la legalización del aborto, pero hoy la toma como bandera para captar votos que con otras propuestas no podría alcanzar.


¿Qué dicen del aborto?

Dada la relevancia política y social del aborto, es interesante reflexionar acerca de lo que opinaron los candidatos presidenciales:


Juan José Gómez Centurión, militar retirado, veterano de la Guerra de Malvinas y cabeza de NOS, afirmó categóricamente que si llegara a ser presidente y el congreso votara una ley de aborto, se compromete a vetarla. También, en su cuenta de Twitter dijo que “A las mujeres embarazadas producto de una violación hay que acompañarlas como Estado y como sociedad. No se les puede soltar la mano y no se les puede presentar un aborto como la mejor solución. Quitar una vida inocente nunca es una solución.” Y, además argumentó en varias ocasiones que la jerarquía constitucional avala sus dichos.

Como principal referente del movimiento provida en la carrera presidencial, es importante ver que buscan sus votantes. El famoso “Salvemos las 2 vidas” no representa únicamente la protección de la vida de las madres que atraviesan embarazos vulnerables y las de sus hijos por nacer, sino que también la protección de la vida de todos los seres humanos desde su fecundación hasta la muerte natural, y esto contempla los distintos aspectos de la vida individual y social. Salvar las dos vidas es velar por todos los derechos, asegurando el primero de todos.


Roberto Lavagna, economista peronista, aseveró que su posición es claramente la de la defensa de la vida, pero, al mismo tiempo cree que es importante la despenalización. Y siguió diciendo: “Y por, sobre todo, en los temas que son tan esenciales de los valores más profundos creo que es importante una consulta al conjunto de la sociedad, donde con seriedad, con tranquilidad se discuta el tema, se tome una decisión, la respetemos todos, con el agregado de que nadie sea obligado a hacer lo que no quiere”.

El experimentado economista dejo ver que el aborto no es un tema crucial en sus propuestas, y pese a decir que personalmente se identifica con los provida, planea llevar la discusión a una consulta popular. Pero ¿Qué representa la consulta popular? Preguntarle a la población acerca de un tema tan fundamental para la vida humana es negar absolutamente el sentido de verdad de la realidad. Lo objetivamente bueno dejaría de serlo y el consenso pasaría a ocupar ese lugar. Por lo tanto, deja ver una solapada posición a favor del aborto.


José Luís Espert, popular economista liberal, se autodenominó provida, pero mostró que está a favor de no penalizar el aborto, y hasta de legalizarlo. Argumentando que es un fenómeno que va a ocurrir igual. Para él “no tiene sentido que la ley desconozca algo que ocurre y que encima ocurre con consecuencias fatales a veces para la vida de las chicas de menores recursos”. Por lo tanto, le parece “hasta de buena persona legalizar el aborto”.

El candidato de Despertar lleva el liberalismo a la desmesura. Para él, la libertad ya no es una forma de autodeterminarse al bien, sino solo de autodeterminarse. Habiendo afirmado que es provida, y, por lo tanto, que defender la vida es un bien, pero asegurando que permitiría la legalización, Espert deja entender que en su presidencia buscaría que las personas sean “libres” de hacer lo que quieran (independientemente de la maldad o bondad objetiva de su obrar). Pero ¿es justo dejar que alguien haga algo malo?


Mauricio Macri, quien llegó a la presidencia gracias, en gran parte, a los votantes provida, el año pasado, cuando dio lugar al debate del aborto en el congreso. Afirmo que “hace 35 años que venimos postergando un debate muy sensible, que como sociedad nos debemos: el aborto. […] vemos con agrado que el congreso incluya este tema en su agenda este año”. Y, luego de que el Senado rechazara el proyecto aseguró que “tenemos 100.000 chicos que nacen de embarazos no deseados, queremos que esas chicas tengan la posibilidad de elegir. Ellas creen en algunos casos que su vía de desarrollo es tener un chico cuando todavía no están en condiciones”. Consciente del disgusto de sus posibles votantes, en la campaña para las elecciones generales afirmó estar a favor de la vida y se mostró son pañuelos celestes en los escenarios.

La jugada del presidente con respecto al aborto es digna de ser estudiada en los manuales de ciencia política. Se trata de un político que traicionó a sus votantes para capitalizar electores más progresistas, que igualmente no fue capaz de conseguir. Así es, prometió defender la vida desde la concepción, pero sus políticas dijeron lo contrario. Pero, por otra parte, es común oír de la boca del provida oficialista que Macri en su fuero íntimo es “celeste”, pero ¿esto realmente importa? Cuando votamos a un político no lo hacemos por las ideas que solo dejará para su vida personal, sino para que lleve adelante políticas coherentes con lo que manifiesta. La convicción por la defensa de la vida se muestra en las decisiones de gobierno. A la hora de gobernar no importa lo que piense personalmente, sino lo que haga en términos políticos con aquello que piensa.


Alberto Fernández, el candidato de Cristina, en su cuenta de Twitter escribió: “La punición del aborto solo ha servido para desamparar a las mujeres pobres que no pueden recurrir a la asistencia pública para interrumpir un embarazo. El aborto no es una cuestión moral o religiosa. Es una cuestión de la salud pública. Es hora de despenalizarlo! #AbortoLegalYa”, y cuando le preguntaron si Impulsaría una despenalización en La Nación+, respondió: “Inmediatamente. Como paso previo a la legalización. Porque creo que ya nadie discute la penalización”.

Fernández explicitó que apoya la legalización del aborto, pero su dichos no quedaron ahí. El candidato del Frente de Todos afirmó que representa solo a algunos. Negar que haya personas que digan que el aborto debe permanecer penalizado es invisibilizar la opinión de una llamativa porción del país. También es interesante la forma en la que clarificó su proyecto, despenalizar para luego legalizar. Este fue el camino que corrió el aborto en países como España, en donde se despenalizó, generando a largo plazo la idea de que abortar no es malo, y años más tarde se legalizó sin problemas.


Nicolás del Caño, militante de la izquierda extrema, fiel al discurso copy-paste marxista, declaró en diversas ocasiones su postura a favor del aborto. En una entrevista con Infobae dijo: “estamos a favor de la legalización del aborto, siempre la izquierda ha reivindicado esta demanda elemental de las mujeres, lo hemos hecho aquí en este congreso votando la ley, después de las enormes movilizaciones de la marea verde, donde se dio la media sanción en diputados, y que luego fue bloqueada por los senadores el año pasado. Por eso nuestro reclamo por el derecho al aborto siempre será una prioridad”.

Los movimientos socialistas tendientes al comunismo están familiarizados con el concepto de dictadura hasta en sus postulados fundamentales, como lo muestran en la “dictadura del proletariado”. De la misma manera el dirigente del Frente de Izquierda y los Trabajadores sueña con instalar una dictadura abortista en el país. Conformando un pensamiento único que invisibilice a las mujeres que defienden el derecho a vivir y a toda otra persona que opine distinto al pensamiento políticamente correcto.


La defensa de la vida no es un tema aislado. La valoración de la dignidad de la vida humana se fundamenta en una cosmovisión que afecta todos los otros temas. A la hora de votar es importante reflexionar sobre esto. Un asunto tan fundamental no puede ser relegado por el miedo, y tampoco puede ser suplantado por otros valores jerárquicamente menores, como, por ejemplo, la economía.

En estas elecciones votemos por convicciones, digámosle a la clase política que tienen que acomodarse a las demandas de una Argentina que se despertó y que está harta de la corrupción, el fracaso y las imposiciones de los grupos de poder. Esa es la única manera de sacar el país adelante.

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Twitter Icon
  • Logo Cuidar la Vida
  • White YouTube Icon